2ª visita

Volvemos al restaurante que ha sido la gran sensación de la temporada pasada.

Ribera Navarra sigue apostando este año por el cocido madrileño e inicia la temporada ofreciendo sus ya famosas jornadas de cocido madrileño.

Taberna Urbana Ribera Navarra se encuentra ubicado en la calle Málaga nº 3, 28003 Madrid.
Normalmente el cocido se realiza por encargo previa reserva al teléfono del local 91-5996135 ó al móvil 699 204 662 (Luis).

Tras la buena experiencia del año pasado, y la repercusión que tuvo en la Ruta del Cocido Madrileño, no podíamos por menos que volver a visitar este restaurante que tan buen cocido nos profesó.

En la visita nos hemos enterado de han cambiado de cocinero jefe. Una mujer, de dilatada experiencia en los fogones y sobre todo en los pucheros, que es lo que nos interesa a nosotros, se encarga de dar vida al cocido cada día. Veremos si mantiene el nivel.

Los ingredientes siguen, eso sí, siendo de máxima calidad.

Vamos con el cocido. Tres vuelcos como mandan los cánones.

Para el primer vuelco tenemos la sopa, presentada en sopera para servir al gusto.

Con un tono esperanzador y una densidad palpable, el sabor no desmerecía en absoluto.

img_20160924_151820

 

Unas piparras pequeñas, suaves y de indudable calidad se sirven de acompañamiento para la sopa.

img_20160924_151250

El segundo vuelco consiste en los garbanzos y las verduras.

Unos pedrosillanos bien cocidos, que no perdieron el hollejo, y que demostraron un sabor realmente notable, amalgamando las sustancias de las viandas que llegarian después.

img_20160924_153332

Para acompañar los garbanzos no faltó tampoco la salsa de tomate, indudablemente natural, aunque con un ligero defecto de comino.

img_20160924_151348

Las verduras venían presentadas en bandeja propia. Patata, zanahoria, repollo y bola o relleno. Todos los ingredientes de gran calidad.

Especial mención a la bola que estaba realmente rica, jugosa y con una masa muy ligera. Muy bien rehogado también del repollo.

img_20160924_153355

Para el tercer y último vuelco se presentan las badejas con las viandas.

Morcillo, jamón, chorizo, morcilla, espinazo, panceta, tocino sin veta, pollo y hueso de caña.

Hay un denominador común en todo el conjunto y es la calidad de los productos. Se nota nada más comenzar el asalto, y ya se notó también en la sopa y en los garbanzos.

Mención especial al tocino sin veta, mi debilidad, al chorizo y a un morcillo muy jugoso. Como en todo gran cocido tampoco podía faltar el, tan apreciado, hueso de caña

img_20160924_154149

Lo regamos todo con un buen vino de rioja, 200 Monges.

img_20160924_153021

Podemos concluir que el cocido Ribera Navarra, a pesar de haber cambiado de cocinero, sigue siendo tan bueno como el año anterior. Mantiene el elevado nivel que le llevó a entrar en los círculos especialistas.

Por un precio más que justo por lo que ofrecen, 22 euros el cocido, sin bebida, auguramos que este año seguirán dando de qué hablar.

Mejoramos ligeramente la calificación del año pasado a 8,6

 


1ª visita

Tras el descanso estival, y coincidiendo con la vuelta al cole, el siguiente objetivo de la asociación ha sido un restaurante de nueva creación Taberna Urbana Ribera Navarra.

Ribera Navarra se encuentra ubicado en la calle Málaga nº 3, 28003 Madrid. Es una perpendicular a las calles Zurbano y Fernández de la Hoz y paralela a José Abascal.
Normalmente el cocido se realiza por encargo previa reserva al teléfono del local 91-5996135 ó al móvil 699 204 662 (Luis).

Nuestra visita la hemos hecho coincidir con un fin de semana de jornadas sobre cocido madrileño que han organizado, y creo que ya han montado alguno más.

Vayamos ya con la crónica en cuestión.

Para hacer tiempo mientras se servía el cocido nos presentaron como entrante un plato de chistorra.

RiberaNavarra_Chistorra
El cocido se sirve en tres vuelcos.

El primer vuelco se presenta en sopera, con una cantidad generosa de sopa de la que cada uno se puede servir la cantidad deseada. El caldo, con un gran color y bien cohesionado, hacía presagiar buenas sensaciones como después pudimos comprobar.
RiberaNavarra_Sopera

La sopa, con un sabor realmente intenso y sin exceso de grasa, tenía el punto justo de fuerza, esto, junto con los fideos de grosor medio, hacía un conjunto realmente conseguido. Como además se podía repetir los comensales dieron buena cuenta.

RiberaNavarra_Sopa

Como acompañamiento unas guindillas no demasiado picantes

RiberaNavarra_Piparras

El segundo vuelco se presenta en dos bandejas, una con los garbanzos y otra con las verduras.
Los garbanzos pedrosillanos, además del buen punto de cocción, tenían un notable sabor, fruto de la cocción con el resto de ingredientes.

Como siempre suele pasar, la sopa no engaña y en este caso así era.

RiberaNavarra_Garbanzos

La bandeja con las verduras reunía las patatas, zanahorias y repollo. Todo ello con un buen grado de cocción y sabor. Resaltaba el rehogado del repollo sin pimentón. Un par de minutos más de rehogado tampoco hubieran venido mal, aunque esta es una cuestión de gusto personal.

RiberaNavarra_Verduras

Para redondear, el tercer vuelco que pedimos acto seguido para poder unirlo al segundo.
Una gran bandeja de viandas entre las que se podía encontrar el pollo, el jamón, la morcilla, el morcillo, el chorizo, el relleno y el tocino sin veta. Se agradece que todos los componentes vengan en raciones individuales para evitar malentendidos.

Del conjunto todo rayaba a gran nivel. Con un tocino bastante jugoso y sobresaliente como director de orquesta, el resto de ingredientes no desmerecían en absoluto. El jamón y el morcillo muy jugosos. El chorizo de buena calidad y sabor. La morcilla, presente. Se insiste en incluirla. Aparte del ya comentado tocino, mención especial merece un relleno realmente jugoso y con textura y sabor sobresalientes.

RiberaNavarra_Carnes

Para regar el conjunto elegimos una botella magnum de vino navarro (Príncipe de Viana) con una relación calidad-precio más que aceptable.

El precio del cocido por persona es de 22 euros. Un precio más que razonable para el conjunto que habíamos disfrutado. Sobre todo si se compara con otras opciones que hay por ahí.

RiberaNavarra_Factura

Como resumen podemos decir que es un agrado seguir descubriendo lugares que merecen la pena. Su intención es seguir mimando nuestro plato con la base en un producto de calidad.

Por otra parte, la profesional labor de Lorenzo Marcos al mando de los fogones, de Germán detrás de la barra, de Fernando como director de sala y de Luis en la gerencia auguran un buen futuro a Ribera Navarra en esto del cocido madrileño. Con estas credenciales no es de extrañar hayamos decidido ponerles dentro del selecto grupo de los cocidos que hay que probar.

Si son aficionados a esto, Ribera Navarra debe ser una parada obligatoria. Les invito a que lo comprueben.

Nota final: Muy alto

Ribera Navarra
Compártelo:
FacebookTwitterGoogle+DeliciousPocketEvernoteMeneame

4 thoughts on “Ribera Navarra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.