Establecimiento Cerrado.

Lugar: Laray (C/ Hermanos Becquer, 6, Madrid).

Esta nueva jornada de la asociación nos llevó al restaurante Laray, sito en el barrio de Salamanca, concretamente en la calle Hermanos Becquer, 6. No es una referencia que tuviéramos identificada para futuras visitas pero salió una oferta por interner que decidimos aprovechar.

Cogimos un cupón para seis cocidos por 79 euros, y aunque éramos más preguntamos si era posible pagar los cocidos extras a precio normal. Esto lo debieron entender mal en el momento de la reserva que estaba registrada para seis cuando realmente íbamos a ser más. Al final nos cobraron el, en este caso, cocido extra aunque la cantidad de lo que nos pusieron era para los seis incluidos en el cupón. Esto lo sabemos porque había seis trozos de cada cosa. Un feo detalle pero que nada tiene que ver con el cocido en cuestión que pasamos a describir.

Al ser una oferta, suponemos que temporal, tampoco esperábamos un cocido “profesional” sino más bien uno de menú semanal. No fué realmente así y se podría decir que el resultado quedó entre dos mares.

El cocido se presenta en tres vuelcos.

En el primer vuelco se presentó la sopa que sirvieron en cada plato sin dejar la sopera para posibles repeticiones. La calidad del caldo no era mala, con un buen sabor, aunque algo falto de sustancia. Los fideos eran de grosor medio y bien cocidos. La cantidad era algo escasa aunque suficiente para esta primera etapa.

Para acompañar se presentaron las pertinentes guindillas medianamente picantes.

El segundo vuelco incluía dos platos con garbanzos, patatas, verdura y zanahoria, además de una salsa de tomate con pimientos para acompañar. Como hemos dicho había un plato para cada tres comensales y éramos siete.

En este segundo vuelco la cantidad era definitivamente muy escasa, hubo que pelear por los garbanzos que fueron más que escasos. Su grado de cocción en el límite de lo exigible. Aún así el sabor era, de nuevo aceptable. La verdura estaba bien cocida y salteada. Pedimos más garbanzos porque eran realmente escasos y, aunque nos dijeron que los traerían, nunca los llegamos a ver. Mal detalle.

El tercer vuelco, con las viandas, servidas de nuevo en dos cazuelas de barro, una para cada tres, y con las cantidades de nuevo muy escasas. El contenido era de chorizo, morcillo, pollo, morcilla, hueso de caña, bola de relleno y tocino.

En general la calidad de las viandas era aceptable, siendo sin duda lo mejor el chorizo y el tocino, si bien a este último le faltaba un grado de cocción. El resto de ingredientes como decimos tenía una calidad correcta pero, volvemos a repetir, una cantidad escasa.

Para acompañar, además del vino que incluía el cupón pedimos una botella de tinto de la casa, creo que de Rioja, por un precio de 18.5 €.

El precio del conjunto fue de 23 euros por comensal, incluyendo como decimos el cocido extra (35 €), que no nos llegaron a servir.

Aún así, como resumen podemos decir que el cocido tenía una calidad y sabor aceptables, aunque algo empañado por lo previamente comentado.

Nota final: Media.

Laray
Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.