En esta nueva expedición de la asociación se nos abrieron las puertas de La Taberna de Quevedo, sito en la calle Fuencarral, 145 de Madrid.

No teníamos referencias previas de la calidad del cocido de esta céntrica taberna y llegamos a ella de casualidad. Por un anuncio que vió uno de los integrantes de Cocido Madrid.

La cuestión es que reservamos mesa y nos preparamos para dar cuenta de su cocido madrileño.

El cocido madrileño per se está servido en dos vuelcos.

El primer vuelco está compuesta por la sopa que te sirven desde una sopera en cada plato individual.

La consistencia de la misma era cuestionable, sobre todo por la sospecha de que había sido reforzada por alguna de esas pastillas de carne. No lo podemos demostrar pero es la impresión que nos dió, y algo de experiencia ya vamos teniendo.

Con esta premisa, nos es difícil evaluar cómo hubiera sido en realidad el líquido elemento, aunque si tuviéramos que apostar lo haríamos por una floja consistencia, parca en la imprescindible sustancia animal.

Comentar también que se podía repetir aunque no dejaban la sopera para que uno mismo lo hiciera.

Para el segundo vuelco, se presenta en otro plato individual donde se mezclan verduras y carnes.

Conjunto compuesto por Garbanzos, Zanahoria, Patata, Morcillo, Morcilla, Chorizo, Jamón, Tocino y Pollo.

De todo esto, lamentamos reconocer que únicamente los garbanzos tenían algo de sabor, poco. El tocino también estaba, en cierta medida, comestible, pero la consistencia era excesiva.

Como peor ingrediente sin duda el chorizo, de muy baja calidad.

Sospechamos que al cocido le faltó tiempo de cocción, primero, porque los garbanzos y el tocino estaban relativamente duros y, segundo, porque se notaba que los ingredientes no tenían los sabores bien asumidos, como suele ser resultado de una adecuada cocción.

No podemos dar una buena calificación a este cocido madrileño ya que faltó mimo y calidad. No sabemos si era debido a que ya no estaban en temporada pero como, sinceramente, lo dudamos, recuerden este aviso si pretenden visitar esta taberna.

Lo mejor de todo, el precio, 16€ el cocido por persona, sin contar las bebidas.

Nota final: Bajo

La Taberna de Quevedo
Compártelo:
FacebookTwitterGoogle+DeliciousPocketEvernoteMeneame

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.