Crónica del Cocido Madrid sobre cocido madrileño de La Posada de la Villa

 

 

2ª visita

Segunda visita de nuestra asociación a este típico restaurante de la Cava Baja de Madrid.
Es un restaurante de toda la vida. Más enfocado en los asados, no deja de lado el cocido madrileño que hacen, al menos todos los sábados, pero, eso sí, en una cantidad limitada. Es mejor reservarlo para asegurarse de que se lo van a poder servir.

El cocido madrileño de La Posada de la Villa se sirve en dos vuelcos.
Es un cocido que elaboran en puchero de barro, no individual.

En el primer vuelco como siempre, la sopa.
En sopera para que cada uno se sirva a su gusto.


Una sopa con intenso color rojizo y con un sabor bastante conseguido.


Se podía acompañar con unas piparras y unas cebolletas.

En el segundo vuelco se presentan el resto de viandas, verduras y carnes.
Por una parte, tenemos unos garbanzos pedrosillanos bien cocidos e, intensos de sabor. De lo mejor.
La patata también está bien cocida y merece la prueba.
Acompaña dignamente la zanahoria y ya no tanto el repollo, porque únicamente está cocido.

Vamos con las carnes.
Un morcillo bien cocido y bastante jugoso.
Hueso de caña, normal.
Costilla de cerdo y algo de pollo.
Un gran chorizo. De calidad y con carácter. El color de la sopa lo atestigua.
Y por último la omnipresente morcilla, que seguimos sin ver.

 

Es nuestra segunda visita. Ya nos gustó en la primera, y en esta segunda nos sigue gustando el cocido madrileño de La Posada de la Villa.

Sin embargo, nos parece algo caro para lo que es.

El vino tiene un precio considerable en general.


Nosotros, que no queríamos excesos, tuvimos que optar por un Tilenius de casi 30€.

El precio del cocido, incluyendo el cubierto, se va más allá de los 28€ y nos parece algo caro.

Pero como nosotros sólo valoramos la calidad del cocido, debemos decir que es un cocido a considerar y aunque nos sigue gustando, debemos reconocer que la nota que le pusimos en nuestra primera visita no era justa.
Debemos rebajarla hasta el 7.

Nota final: 7

 

 

1ª visita

Dirección: Calle Cava Baja, 9  28005 Madrid.

La Posada de la Villa ha sido el lugar elegido para esta nueva jornada de Cocido Madrid en busca de esos cocidos madrileños que merezcan la pena. No podemos decir que hayamos descubierto este restaurante hace dos días, siempre hemos sabido que tenía cocido pero el hecho de que esté tildado de turístico siempre nos echó para atrás. Pues bien, en este caso nos han dado una lección de humildad y tenemos que rectificar en nuestras opiniones iniciales. Nos ha sorprendido gratamente encontrarnos un cocido tan serio y completo y vamos a explicar por qué.

Como inicio de la sesión gastronímica se presentan unos entrantes de preparación para el plato principal. Por una parte unas olivas aliñadas

Entrante en Posada de la Villa

 

y por otra unas ricas croquetas caseras de jamón. Un buen detalle.

La presentación del cocido per se es en dos vuelcos.

En el primer vuelco te sirven la sopa en tu plato. Con un caldo de densidad y color muy apetecible, una cantidad de grasa adecuada y fideos de grosor medio y correctos de coción, el resultado para el gusto no podía ser malo. Una conjunción de sabores muy acertada que hizo repetir a más de uno.

Sopa en Posada de la Villa

Como acompañamiento de la sopa no podían faltar las guindillas, cebolleta y pepinillo.

Para poder repetir te dejan la sopera, aunque es el camarero el que te sirve.

Para el segundo vuelco se presenta una fuente para cada dos personas (en nuestro caso fueron 5 fuentes para 9) con las viandas y la verdura juntas. El contenido de este segundo vuelco era de repollo, patata, zanahoria, garbanzos, morcilla, morcillo, pollo, chorizo, tocino, costilla de ternera y hueso de jamón. Todo ello muy conseguido.

Mención especial se puede hacer de los garbanzos, de tamaño medio y muy bien cocidos, amén de su excelente sabor, del chorizo también de calidad se dejaba notar y del tocino muy sabroso y de textura casi perfecta. El resto del conjunto como hemos dicho no desmerecía si bien el repollo era la parte más floja.

De postre e incluído en el precio unas tejas con bolas trufa.

Todo ello regado con un vino de la casa, vino de Madrid, por unos 16€.

Para resumir, hemos probado uno de los cocidos más conseguidos que recordamos últimamente y que le alza a los puestos altos de la lista por méritos propios. A veces la propia experiencia te sorprende y se encuentran cocidos madrileños de calidad donde menos se lo espera uno.

Si tenemos en cuenta que el precio del cocido sale por 22€/persona y que toda la comida por alrededor de 30€/persona estamos hablando de una muy buena opción para los que le pique el gusanillo de probarlo.

Nota final: Alto

La Posada de la Villa
Compártelo:

2 pensamientos en “La Posada de la Villa

  • 5 noviembre, 2018 a las 12:21 am
    Enlace permanente

    Discrepo totalmente en la nota que le dais a esta casa , pues ni la presentación ni el sabor tienen nada de especial y los precios los han subido un 40 % aproximadamente
    pues viene a salir el cocido con la botella de vino de la casa (32€ del alma y era la mas barata)un postre para compartir y dos cafés casi los 100€ dos personas.
    La sopa corrientita sin mucho sabor el segundo vuelco y definitivo, una fuente con un popurrí de todo mezclado que no sabes por donde meterle mano, sin salsa de tomate.
    Eso si, el local precioso y la atención del personal excelente, pero para mí no es ni por el forro una buena opción para comer cocido en Madrid.

    Responder
  • Pingback: Los mejores sitios en los que puedes comer cocido en Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.