2ª visita

Crónica del cocido madrileño de La Catedral de Zamora.

Después de un tiempo sin subir crónicas, nos vamos a ir poniendo al día.
No hemos parado nuestra actividad, pero la agenda no nos ha dejado tiempo para ir subiendo todas las crónicas. Prometemos ponernos al día.

Fue este un cocido que nos sorprendió en su momento. Sencillo pero bien elaborado.
Fue esta también una jornada no oficial de la asociación.

Vamos con el detalle.

El cocido es de dos vuelcos.

Se puede considerar incluso un cocido de menú, pero tiene algunos matices más.

En el primer vuelco se presenta la sopa.
Bien conseguida y con carácter.

 

No faltaban tampoco unas piparras de acompañamiento para la sopa.


Para el segundo vuelco se mezclan las verduras y las viandas.
Aquí es donde más destaca.

Unos bien cocidos y sabrosos garbanzos.
Abrazados por un buen tocino y redondeados con hueso de caña, nada habitual en los cocidos de menú al uso.

Si añadimos la buena calidad del chorizo y una verdura bien cocida y rehogada, aunque algo escasa, tenemos un menú de lo más digno.

No se trata este de un cocido excepcional pero sí de una buena opción para probar algo nuevo.

Sin embargo, hace casi diez años que no visitamos La Catedral de Zamora, y como desde entonces hemos podido probar bastantes cocidos, hemos notado también que ha bajado algo el nivel que recordábamos.
En su momento nos sorprendió, pero visto con el tiempo le dimos una nota demasiado alta.

Creemos que no es un cocido tan notable y por eso debemos rebajar su nota original.

Nota final: 5,4

1ª visita

En la jornada, del 25 de Septiembre de 2010, se visitó un sitio del que no se tenía referencia y del que tampoco se puede leer demasiado en la red si lo relacionamos con el cocido madrileño. Sólo después de una profunda investigación conseguimos el nombre La Catedral de Zamora, sito en la calle Santa Engracia, 22 de Madrid. Como viene siendo habitual últimamente, no es un sitio especializado pero que nos sorprendió gratamente cuando pudimos comprobar que todavía quedan sitios en los que cuidan este plato.

El cocido lo ponen de menú los miércoles pero también conseguimos que nos lo hicieran de encargo para ese Sábado. Nosotros éramos 6 pero pudimos comprobar por un cartel improvisado en la puerta que aprovecharon para hacer un cocido para más comensales. Esto no pasó desapercibido para otros comensales que se animaron con este típico guiso.

Como ya hemos dicho, el cocido nos ha sorprendió. De principio nos presentaron unos entrantes atípicos, aunque alguno ya no habiamos visto. Un poco de chistorra y algo de paté daban un toque curioso para comenzar.

Les siguieron unas aceitunas aliñadas y unas guindillas.

El cocido se presenta en esencia en dos vuelcos.

En el primero llegó la sopa, servida en platos individuales con sopera por parte de los camareros. Una buena proporción de grasa y adecuada cocción de los fideos de grosor medio, le daban una textura y cuerpo realmente agradables al paladar. Prueba de la bondad del conjunto es que, después del ofrecimiento de la casa, todos los comensales repitieron.

En el segundo vuelco viene el resto. Los garbanzos de tamaño medio, untuosidad excelente y sabor generoso estaban en un punto de cocción perfecto. Para mi, sin duda lo mejor de un cocido excelente.

Le acompañaban la zanahoria, el puerro y la verdura, algo más flojas. De las viandas cabe destacar el tocino, perfecto de cocción y excelente de sabor, y el chorizo, sabroso aunque escaso. Ya en otro nivel estarían la morcilla, el morcillo, el rabo de cerdo, tuétano y pollo.


Como resumen se puede decir que el cocido de La Catedral de Zamora tiene un más que destacable nivel, que se hace más importante por los 21€ que cuesta (pan, bebida, postre y café aparte). Los chupitos van por cuenta de la casa.

Precio:

– Cocido: 21€(/persona
– Vino: 15€ vino de la casa (somontano)

La nota final: medio-alto

La Catedral de Zamora
Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.