La visita de Mayo de 2018 de Cocido Madrid ha sido al restaurante El Puchero de mi Abuela.

Un nuevo restaurante, al menos uno nuevo para nosotros, con un no nombre no tan novedoso por lo que será fácil confundirlo con algún otro que ya conozcan.
Nosotros hablamos del de la calle Calle Palos de la Frontera, 21 de Madrid.

Es un restaurante del que teníamos noticias que servía cocido desde hace un tiempo pero desconocemos desde cuándo exactamente.

El cocido que sirve es en dos vuelcos, aunque como aperitivo presentan unas croquetas de ropa vieja.

El primer vuelco es la sopa.
Que sirven en el plato y de la que se puede repetir.

Por el color que tenía y lo turbia que se veía pensamos que iba a tener un sabor potente. Con trazás quizás de chorizo.
Pero no, la verdad es que el sabor era muy flojo.
Excesivamente flojo para ese color. Y siempre que pasa eso tendemos a pensar que la sopa ha tenido ayuda externa.

Se podía acompañar, eso sí, con las pertinentes guindillas y cebolletas, que en este caso, dada la poca entidad de la sopa, se agradecieron.

La fuente de barro que albergaba el segundo vuelco contenía todo lo demás, verdura, garbanzos y carnes.

Podíamos encontrar patata, zanahoria, garbanzos (castellanos), y una escasa berza.
La única reseña que podemos hacer es que la poca consistencia de la sopa se había transmitido a los garbanzos, cuyo nivel de cocción sí era correcto.

Entre las viandas podíamos encontrar morcillo, morcilla, chorizo, pollo, tocino sin veta, pero no recordamos el jamón.
Y sin jamón recordemos que queda poco. Son el jamón y su hueso, con permiso del tocino, los que más influyen en la sopa, y está sobre lo demás.
Tampoco podemos destacar nada de ello. Comentar tan solo que el tocino estaba bien cocido y era aceptable.

El resumen de este cocido es fácil, bien de forma pero mal de fondo.
No sé si es un plato al que quieren dar protagonismo en su cocina pero si es así, deben cuidar más el producto.
Se queda por tanto en uno de tantos cocidos que hemos probado y que no nos ha llegado.
No es un cocido que merezca más reseña que esta y, por ende, tampoco merece una visita.
Nosotros tenemos un compromiso con nuestros seguidores pero sería entendible que ustedes repitieran un cocido que les haya encandilado antes que visitar este.

Nota final: 3,3

El Puchero de mi Abuela
Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.