La jornada tuvo lugar el 23 de Julio de 2010 en Casa Orlando (C/La Bolsa, 3).

Para esta jornada veraniega se decidió probar un lugar que ofrece cocido madrileño durante todo el año como plato típico de su carta. Al menos eso es lo que reza la publicidad en su puerta.

Casa Orlando, sito en la calle La Bolsa, 3. No deja lugar a dudas, un enorme cartel en la puerta avisa de que en esa taberna se ofrece el cocido madrileño.

El cocido se sirve en dos vuelcos. En el primer vuelco se sirve la sopa en platos individuales, de la que se podía repetir.

La sopa tenía entidad suficiente como para pensar que el segundo sería de más entidad de lo que realmente fue. Con una cantidad de grasa justa y fideos finos, creemos que es lo mejor del conjunto. Como acompañamiento te ofrecían, previa petición, la habitual cebolleta.

El segundo vuelco se presenta en ración individual en puchero de barro.

Se sirve en plato individual y el conjunto contiene garbanzos, lo más conseguido, zanahoria, verdura y patata, flojas, y para completar el conjunto pequeños trozos de morcilla, morcillo, pollo, tocino de veta (una vez más se peca de no ofrecer tocino sin veta) y chorizo.

Como resumen podemos decir que por unos 25-30 euros por cabeza (bebida incluida), la calidad es claramente mejorable así como la relación calidad-precio.

La nota final : bajo

Casa Orlando
Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.